Cifrado César

A pesar de ser uno de los métodos criptográficos más simples, el “cifrado de César” permitió a Julio César proteger sus mensajes importantes de las miradas no autorizadas. Consiste en substituir cada letra del mensaje por otra que se encuentre un número fijo de posiciones más adelante en el alfabeto, y aunque hoy puede ser “descifrado” hasta por un niño, hace 2000 años -en un mundo en el que pocas personas sabían leer y escribir- este mecanismo era considerado lo suficientemente seguro como para confiar en el la seguridad de un estado.

cifrado_cesar--478x270

Es innegable que el mundo moderno tiene muchos más secretos para resguardar de las miradas indiscretas que el de hace 2000 años. Esta situación, en la que a menudo una empresa posee procesos o la “receta” para preparar compuestos que valen miles de millones de euros, ha llevado al desarrollo de mecanismos automatizados que permiten a cualquiera -incluidos gobiernos, empresas y particulares- mantener a salvo sus documentos importantes, aún cuando el potencial enemigo también posea formidables herramientas para intentar violar las protecciones que se pongan en práctica.
Cayo Julio César, el líder militar y político que gobernó la República Romana poco antes de la Era Cristiana, no tenía a su disposición nada más avanzado que un lápiz y papel (o pluma y papiro), pero aún así fue capaz de poner a punto un sistema de cifrado que, para el estado del desarrollo tecnológico de la época, fue completamente exitoso: el cifrado de César.
¿En qué consiste este sistema? Simplemente, se trata de crear un texto difícil de leer -el texto “cifrado”- realizando una serie de cambios sencillos en el texto original. El cifrado de César suele llamarse también “cifrado por desplazamiento” o “desplazamiento de César”, debido a que los cambios que se efectúan consisten únicamente en reemplazar cada letra del texto original por otra que se encuentra un número fijo de posiciones más adelante en el alfabeto.
Aunque puede aplicarse con desplazamientos de cualquier valor, Julio César solía utilizar un desplazamiento de tres posiciones en casi todos sus mensajes. De esa forma, cada letra A del texto original era sustituida por una D -porque se encuentra 3 lugares a la derecha de la A-, cada B se reemplazaba por una E, y así sucesivamente. Cuando la letra a reemplazar estaba lo suficientemente cerca del final del alfabeto como para que su reemplazo “cayera” fuera de éste (por ejemplo, la Y o la Z), se comenzaba nuevamente por el principio, como si el alfabeto fuese “circular”, continuando con la A, B, C, etc. luego de la X, Y, Z.
Secretos de estado
Para codificar un mensaje bastaba con buscar cada letra del mensaje original en la tabla anterior y escribir la letra correspondiente del alfabeto cifrado. A la hora de decodificar el texto, se utilizaba la misma tabla pero buscando cada letra del texto codificado en el alfabeto original. Sencillo, pero -para la época en que se utilizaba- lo suficientemente seguro como para que el estado confiase en el para mantener a salvo sus secretos.
Obviamente, su efectividad se basaba en la incapacidad de la mayoría de los contemporáneos de César para leer o escribir. Hoy día, un cifrado como este sería rápidamente descubierto. En realidad, el cifrado de César puede ser atacado por el método de la “fuerza bruta”, simplemente tomando un trozo del texto y probar, uno a uno, todos los desplazamientos posibles que permita el alfabeto utilizado (unos 25 ó 30, en general). Cuando se obtiene un texto que tiene sentido, se aplica ese desplazamiento al resto del documento y asunto resuelto. El segundo sistema, más refinado, consiste en analizar la frecuencia con las que aparece cada letra en un idioma determinado. Supongamos que el texto está en español y que necesitamos decodificarlo. Simplemente, buscamos alguna tabla que muestre la frecuencia con la que aparece cada letra -por ejemplo, más del 13% de las letras de un texto lo suficientemente largo en español es una “E”- y contar las veces que cada letra aparece en el texto codificado. Si algún carácter aparece un 13% o 14% de las veces, seguramente es una “E”. Desplazando el resto de las letras un mismo número de posiciones tendríamos el texto decodificado. Puede parecer complicado, pero es realmente simple.
Existen otros tipos de cifrados como el cifrado pigpen, ecítaña, polybios, sustitución y transposición.
ESPERO QUE OS GUSTE!

TABLAS CON IMÁGENES EN HTML

HTML es un lenguaje de marcado que se utiliza para el desarrollo de páginas de Internet. Se trata de la sigla que corresponde a HyperText Markup Language, es decir, Lenguaje de Marcas de Hipertexto, que podría ser traducido como Lenguaje de Formato de Documentos para Hipertexto.

Os voy a mostrar el resultado de un trabajo que he hecho en clase insertando tablas con imágenes en HTML:

Captura de pantalla de 2017-11-23 10:37:19

Y esta es la pantalla en la que he introduzido las etiquetas de HTML para llegar a la imágen que os acabo de enseñar:

Captura de pantalla de 2017-11-23 11:01:12

 

 

Ahora os diré el procedimiento que he usado y qué significa cada etiqueta:

<table border=”1″>

Significa el tipo de borde que quiero que tenga la tabla, si quiero que el borde sea más grueso sólo tengo que cambiar el número y poner uno mayor.

<tr>

Se usa para representar las filas en una tabla.

<td>

Para abrir una celda.

<img

Se utiliza para insertar una imágen, sin ser necesario cerrar esta etiqueta en ningún momento.

src=

Para insertar el enlace de la imágen.

alt=

Manera de ponerle un título a la imágen que solo aparecerá cuando, esta,  esté cargando.

width=”300″

Se utiliza para insertarle el número de píxeles que quieras que tenga la imágen, en este caso, con esta etiqueta se ponen los píxeles que se tengan al ancho.

height=”300″

Se utiliza para insertarle el número de píxeles que quieras que tenga la imágen, en este caso, con esta etiqueta se ponen los píxeles que se tengan al alto.

/>

Se usa para cerrar la celda.

</tr>

Se usa para cerrar la fila.

Y este sería la manera de realizar este ejercicio en HTML, espero que os resulte sencillo de hacer.

UN SALUDO.

 

 

 

MI PUEBLO…

La Montiela es una pedanía del municipio de Santaella en la Campiña Sur (Córdoba) Andalucía, España. Se halla situada en un altozano y toma su nombre de un antiguo cortijo cercano.

Es un pueblo relativamente joven. Fue construido en los años 1963-1968 en el periodo de colonización franquista. Los primeros colonos llegaron en el año 1966. Se les entregaba una casa, una bestia, una pequeña extensión de tierra y aperos para labrar la misma.

En el año 1970 es la primera vez que en el Censo de Habitantes del Municipio de Santaella aparece el núcleo de La Montiela como entidad de población. Actualmente dicha población ronda los 1.000 habitantes aproximadamente.

Sus principales fiestas locales son la Romería de San Isidro Labrador, el 15 de mayo

y las Fiestas en Honor de los Colonos, celebradas tradicionalmente el primer fin de semana de Julio.

También se suele celebrar una Concentración motera en la que viene gente de toda Andalucía

A continuación os dejaré una serie de imágenes de lugares de mi pueblo:

  • PISCINA MUNICIPAL

  • ESCUELA DE EDUCACIÓN PRIMARIA

  • IGLESIA

Por último, os mostraré una imagen aérea de La Montiela y un vídeo en el que se muestra su historia.

 

 

Cómo crear un blog en wordpress.com

1) Lo primero de todo es entrar en la página de http://wordpress.com 

Ahí verás un botón azul que pone “Crear sitio web” y en el que tienes que hacer clic.

2) En la pantalla verás que hay 4 pasos y ahora estás en el primero de todos, que es la elección de diseño que quieres para tu blog.

Puedes elegir el que más te guste e incluso una vez este creado tu blog volver a cambiarlo.

3) El siguiente paso es elegir el dominio que tendrá tu blog. Ten en cuenta que tu blog sea gratis, el dominio tiene que ser (lo que tu quieras).wordpress.com, si quieres agregarle un dominio personal sin el wordpress.com al final, tienes que comprarlo eligiendo una de las otras opciones.

Debes comprobar si el nombre que le quieres poner a tu blog esta libre, si lo está haz clic en el botón “Elegir”.

4) En la siguiente pantalla verás que tienes que elegir el plan que quieras usar. En este caso lógicamente queremos que sea gratis.

Por lo tanto, hacemos clic en el botón “Elegir un plan gratuito”.

5) En este último caso es donde tienes que crear tu cuenta de usuario en http://wordpress.com

Sólo tienes que poner tu correo electrónico, tu nombre de usuario (que por defecto te pone el dominio que elegiste, pero puede ser otro si quieres) y la contraseña.

Haz clic en el botón “crear mi cuenta”.

6) Y en la siguiente pantalla vas a ver el panel de control de tu nuevo blog. Desde aquí podrás ver tus estadísticas, publicar artículos, añadir páginas, crear el menú, etc.

¡Y YA TENDRÁS CREADO TU BLOG!

Puedes ver como ha quedado tu blog directamente entrando en el url con el dominio que hayas elegido.